Arrels (Sagunto)

Calle del Castell, 18
Sagunto, Valencia
Tel. 606 754 076
www.restaurantarrels.com

Victoria Sevilla I de Sagvntvm

Tu historia se remonta al siglo V a.C. y aunque fuiste declarado Monumento Nacional en 1931 y tu imagen siga siendo imponente ahí en lo alto de la Sierra Calderona, siento decirte que desde el año 2017 ya no eres el motivo principal por el que visitar Sagunto. Sorry “castillito”.

Tras mi última visita en el especial junto a Casa do Porco me fui con un sabor de boca tan agridulce por parte de la casa paulista que prometí a Vicky que volvería antes de vacaciones, pues no sólo hacía tiempo que no visitaba su restaurante sino que quería disfrutar al cien por cien de su cocina y su sala, sin distracciones.

Tres snacks muy elegantes y muy sabrosos. Los disfruto tanto que echo en falta un par más, así en plan, lléname la mesa, rollo Saiti. Vajilla, colores, texturas… Puestos a elegir me quedaría con la belleza del boquerón sobre espina de remolacha, pero con el sabor de la muselina de setas y su toque de café que le da un chispazo final muy interesante.

Empieza el menú en sí con un helado de espárrago blanco y guisante lágrima a la brasa. Contraste brutal de temperatura y textura donde a priori parece que el espárrago predomina sobre el guisante pero no es el caso. Y tras el frío/calor, otro “caliente” que aquí se sirve frío. Hablo del atún encebollado, con tomatitos confitados, y terminado con manzanilla que lo convierten en un platazo.

Y ahora que sacas el tema de la música… dime un disco que sea perfecto, es decir, un disco que consideres que todas sus canciones son de un nivel superlativo. No vale un recopilatorio ehh así que no me digas ni “The Essential” de Michael Jackson ni el “Pequeños Grandes Éxitos” de Izal.

Yo te digo alguno:
“Física y Química” (1992) de Joaquín Sabina
“The Marshall Matters” (2000) de Eminem
“Night at the Opera” (1975) de Queen

Pues aún así, seguro que a todos esos grandes discos se les puede sacar un pero, y alguna canción no te cuadre ya sea a ti o a cualquier otro oyente. Y esto mismo pasa con la comida y así lo comento con Vicky.

Arrels

Sale un flan salado de apionabo (creo recordar), reducción de carne y queso zamorano. Es el único plato del menú que no me dijo absolutamente nada. Creo que los tres ingredientes de este plato se quedan totalmente planos, tanto en conjunto como por separado.

Tras el bajón sufrido por el flan salado llega la artillería pesada y toda ella viene por mar. Cuatro platazos que ninguno de ellos baja del notable.

Primero, el salmonete. Curado por la carne, sopleteado por la piel. Un classic muy bien presentado y con una combi de puntos ácidos, amargos, salados que le sientan de diez.

Segundo, un plato para todos los públicos. ¿Que no comes ostras? Esta te gustará. ¿Que los callos de ternera crees que son hongos en las pezuñas de las vacas? Tu prueba esto y ya me dices. Idea brillante y ejecución impecable.

Tercero, EL PLATO. Anguila a la brasa con blanquet. No comments. Lo considero ahora mismo el plato más completo de Arrels. Como ya comenté en mi última entrada, un auténtico mar Albufera y montaña que es sublime. Brutal.

Cuarto, una muy buena corvina jugosa y crujiente a la que le pediría algo más al acompañamiento. Se me quedan cojas esas tres pasitas y hojas de espinacas ahí sin más.

Y tras el recital marino, un plato del que siempre he tenido muy buen recuerdo y aunque hacía tiempo que no lo veía en el restaurante, lo recuerdo como uno de los primeros iconos de la cocinera. Una alegría volver a recordar el cochinillo. Llegan los postres y con ello una berlina de berenjena a la llama con helado de tomillo. Es todo menos dulce. Es todo menos postre. Es todo espectacular.

Aún recuerdo mi primera visita a Arrels cuando apenas tenían dos menús no muy largos y la propia Vicky me preparó un tercer menú XL, con más pases y ciertos detalles que ya por aquel entonces me enamoraron y demostraron la progresión de la pequeña gran chef que para quien no lo sepa aun, es la mujer más joven en conseguir una estrella Michelin.

Arrels es lo mejor que hay en Sagunto. La cocina de Vicky es muy buena, y pese al galardón sigue manteniendo unos precios muy ajustados. Es cierto que no hay un producto de esos que te encarece los menús de manera considerable, pero es que, ¿qué sentido tiene? Aquí sigue viniendo gente de la zona y lo más importante, llenando todos los días. Ahh y la sala… igual de joven y algo cohibida, pero aparece Yelko.

O mejor dicho, Yelko Suarez. También conocido como el hermano sin pelo de Leiva. Toda la sala es suya. Elegancia y profesionalidad a partes iguales. Ni una palabra de más, pero tampoco una de menos. El tiempo dirá, pero aquí hay futuro, quizás no sea en Sagunto, pero ojalá sea juntos.

Lo mejor: Vicky y su cocina. Yelko y su sala.
Lo mejorable: Los petit four
Lo peor: ¿Subir esa cuesta a 39ºC?

Restaurant Arrels
Facebook | Instagram | Twitter | Tripadvisor

Todas las imágenes tienen copyright

No te pierdas nuestra última entrada

Deja una respuesta