Gallina Negra (Valencia)

Carrer de Roteros, 16
Valencia
Tel. 685 655 983
www.gallinanegra.es

De la mano hasta en el corral

El tándem formado por Javi y Alba está más en forma que nunca y como siempre he dicho, creo que junto a La Cábila, son el mejor restaurante de todo el barrio del Carmen. Bienvenidos a Gallina Negra.

Pese a mis muchas visitas a este local, hacía bastante tiempo de mi última reseña a Gallina Negra así que ya va siendo hora de actualizar un poco la situación. Siempre he sentido admiración por esta pareja, sobre todo por Alba, por el hecho de estar en sala y tener trato directo en algunos de mis restaurantes de mi querido Ricard Camarena pero es que, además, Alba tiene tal control de las salas, sea la que sea, que te embelesa su amabilidad y profesionalidad. Algo similar a lo que me pasa en Tula o La Forastera.

La oferta gastronómica hace ya bastante tiempo que cambió. No hay carta, no hay mucho donde mirar, dos menús a elegir y a volar. Y esto tiene sus pros y sus contras. Se ve una cocina mucho más depurada, con mejores emplatados en general, y menos complicaciones para todos, pero claro, como pasa con el tema degustación, si eres asiduo, no siempre podrán sorprenderte, o ¡peor aún! Nunca más he vuelto a coincidir con Mr. Crab y eso sí que es una putada. Javi, si me lees… una de chilli crab por favor, aunque sea en un tupper para llevármelo a casa. Alba, si me lees… ¡convéncelo por dios! (Os dejo aquí el gif por si tenéis alguna duda)

Comenzamos el menú a base de snacks puramente valencianos. Desde la titaina, hasta el esgarraet con capellán, pasando por la brandada (en espuma) y unos pequeños encurtidos y salazones. ¿Hmmm huele a Cabanyal? Sí, pero en el barrio del Carmen.

Empezamos el viaje gastronómico con tres pases que van de menos a más, bien presentados pero quizás algo faltos de sabor, especialmente los dos primeros; hablo de la causa peruana y la terrina de pollo con zanahorias y mole negro. El tercero en discordia es un vitel toné mucho más potente e interesante, no sólo por esa combi vaca-atún sino por esa mini empanadilla de maíz y quesos. Seguimos con unas muy buenas pochas con pil pil, una gallineta demasiado camuflada por su suquet pero con ese regusto a ¿sobrasada? que me recordó a esos fondos menorquines. Y por último, un breve paso por Marruecos con ese cordero ras al hanout y su te moruno. Muy buen detalle.

Como puntos negativos, recalcar que conforme se va llenando el local, los tempos se alargan y se nota que Alba necesita refuerzos que estén a su altura. Además, el detalle de cobrarme 2,60€ por un vaso de agua que pedí al terminar de cenar… ¡joder! pensé. Estuve todo el camino de vuelta a casa buscando al sherpa que había bajado el agua del K2, pero fue inútil. Por allí no había nadie.

Me gusta mucho Gallina Negra, y con la opción de carta aún me gustaba más pero entiendo en parte el tema de los menús degustación. Bien es cierto que esto te hace repetir platos y por tanto que tus visitas no siempre sean redondas. Aún así, el trabajo de Alba y Javi me parece super atractivo y a un precio muy competitivo, pero se agradecerían sugerencias fuera de carta para los ya entrenados.

Lo mejor: De lo mejorcito en el Carmen
Lo mejorable: Tener que ceñirte al menú
Lo peor: En lo más íntimo… ¡quiero chilly crab!

Gallina Negra
Facebook | InstagramTripadvisor

Todas las imágenes tienen copyright

No te pierdas nuestra última entrada

Deja una respuesta