La Table d’Alaïs (Carcassonne)

32 Rue du Plo
Carcassonne, Francia
Tel. +33 468 716 063
www.table-alais.fr

Perdón por ser español

Que sí, que soy español y encima turista, dos de las cosas que seguramente más odies tú como francés, y que aunque nunca sepa el motivo, lo tengo asumido. Ahora bien, tú como hostelero y yo como cliente que voy a dejarme la pasta a tu casa, al menos debería parecer que no te estoy haciendo un favor. Bienvenidos a La Table d’Alaïs.

La cité de Carcassonne es impresionante, y también muy turística y eso suele ser una combi mortal para los que nos gusta comer bien. Yo siempre viajo con los deberes hechos, y todas las reservas hechas de antemano así que hoy me espera un restaurante muy recomendado y que “no es la típica trampa para turistas” según la famosa guía roja, entre otras.

Efectivamente, la mayoría de clientes son franceses, entre ellos diez niños (dos de ellos animales con pedigrí) y un perro. La decoración del local cutrecilla, con una terraza interior y con folios pegados por las paredes ofertando mojitos o caipirinhas… Trago saliva, me siento, hay menú del día y parece que es a lo que viene todo el mundo, pero yo prefiero probar muchas más cosas aparte de la cassoulet, el plato típico de la cité.

Ya de primeras noto como el trato del personal en mi mesa es diferente al resto. Noto cierto desprecio y dejadez no sólo a la hora de explicarme los platos sino al dejarlos caer sobre la mesa, cual ficha de dominó sobre el tablero, cada vez más fuerte para demostrar quien la tiene más grande. A eso hay que sumar los berridos de esos dos niños animales de la mesa de al lado. Sí, son niños, lo entiendo, pero también personas y por tanto deben estar educadas y si no lo están es por culpa de los padres, pero ya que los padres son peores que las criaturas, es ahí donde debería entrar el restaurante y su derecho de admisión y no el de reírles las gracias. ¡Los animales deben vivir en libertad!

La comida, bien, normal. ¡Faltaría! Aunque eso sí, lo de ese risotto sin apenas mantecar, con el grano pasado y encima caldoso es para que Jeremy cogiera al responsable y tomara cartas en el asunto. Por suerte, la cassoulet estaba muy buena, además se notaba poco grasosa y de fácil digestión pese al pedazo bomba que te estás metiendo al cuerpo.

Llega el postre y además un plato de quesos. Explicaciones, cero. Precio de cada plato, 11€. No hay más preguntas señoría.

Esto es una opinión mía muy personal, pero cada vez que salgo de España, y viajo al país vecino me echo a temblar. Y da igual que cojas la Guía Michelin, la Gault Millau o la “Shitadvisor”… Francia, por norma general, a nivel gastronómico es un país que vive de rentas, con unos precios desproporcionados y con una calidad muy debajo a lo que cabría esperar.

“No soy mala hierba, sólo hierba en mal lugar.”

Lo mejor: La Cassoulet
Lo mejorable: El criterio gastronómico francés
Lo peor: El servicio de sala. Horrible

La Table d’Alaïs Restaurant
Facebook | Instagram | Tripadvisor

Todas las imágenes tienen copyright

No te pierdas nuestra última entrada

Deja una respuesta