¡Wilson! Quizás nunca nos encuentren

Carrer de Sant Isidre, 33
Ciutadella, Menorca
Tel. 971 480 516
www.relsrestaurant.me

¡Wilson! Quizás nunca nos encuentren

Sorprende que una gran cocina como la de Rels no esté en boca de los menorquines a la hora de recomendarte un restaurante y que sea el turista nacional o extranjero el que tenga mayor interés por visitar la casa de Joan Bagur.

¿Motivo de este desconocimiento? Sin duda, su ubicación. Y tiene su lógica. El público local normalmente descubre los sitios andando o por que se lo ha dicho alguien. Sin embargo, el turista gastronómico busca guías y/o opiniones de expertos mucho antes de viajar a destino. Pero es que nunca antes un gran restaurante estuvo tan escondido y con una entrada tan horrorosa. Paseando por la calle pasa totalmente desapercibido, pero es que por mucho que te empeñes en investigar, todo te hará pensar que los letreros, cartas, mesas y sillas visibles pertenecen al humilde hostal que preside la fachada. Sólo cuando te detengas a leer el menú, te darás cuenta que esos platos deben pertenecer a otro local.

Al fondo del túnel, Rels, un restaurante con una carta corta y atractiva, muy actualizada a las tendencias de hoy día pero sin perder la raíces (arRELS) y sin quitar el ojo al producto local. Quizás una carta tan corta pida a gritos sugerencias fuera de carta, pues aunque se trabaja el pescado del día, se echa en falta algo de marisco, sin artificios, sólo producto. Mi recomendación es optar por el menú degustación y agregar algo más que te llame la atención.

El trío de snacks iniciales debería ser una primera declaración de intenciones en toda regla, un “aquí estoy yo” y sin embargo no está a la altura de muchos de los siguientes platos. Sí, tanto la espuma de tomate como el paté de campaña están bien pero podrían ser mucho más intensos de sabor y lo del buñuelo de bacalao, como ya le dije allí mismo a Joan, fatal. Ni el sabor, ni la textura, ni el rebozado…

Ahora sí, empezamos y lo hacemos con una sopa de tomate que esta vez sí que tiene una textura y un sabor muy pronunciado al igual que el frescor de esa quenelle de albahaca.

Seguimos con un excelente tartar de carabinero, delicado y sabroso. Mención especial a la temperatura del mismo, parece una tontería pero los tartar NO deben estar fríos, deben estar perfectos. Al igual que los vinos. Este plato tienes que pedirlo, como el paté de berenjena, y no precisamente por la verdura en sí sino por el pescado que lo acompaña, en este caso un rape en salmuera y ahumado que pide un plato para él solito.

Llega el momento de una corvina marinada. Se agradece el toque ácido del kumquat pues no es tan agresivo como el limón o la lima, pero creo que al pescado le faltaba marinado ya que algunos trozos estaban bastante tirantes.

Y antes de los principales como tal, un steak tartar que, aunque esto es algo que va a gustos, creo que pide carne madurada para tener algo más de punch. Como plato principal de pescado, un excelente pargo a la espalda, sin florituras y con muy buen punto de cocción. Además, se agradece el detalle de la salsa de pescadores servida aparte… una salsa muy al estilo café Paris pero del mar.

Y como no, el plato estrella de Rels y Joan. El cochinillo. Espectacular. Cocinado al estilo lingote pero sin estar tan prensado, deja una carne mucho más jugosa y el rustido de la piel es la hostia. Volvería en invierno a la isla sólo por pedirme un abrigo de esa piel. Imprescindible.

Mención especial a la carta de vinos, que aunque falten “jereces” o alguna que otra opción dulce, estamos ante una bodega muy completa y con precios muy ajustados. Semejante bodega pide a gritos que tanto Emma como su compañera se impliquen mucho más con las mesas. Agradables y profesionales pero poco cercanas.

El año pasado, Rels se me quedó pendiente, así que este verano la visita era obligada y junto a Sa Llagosta y Café Balear entra en la lista de mis MUST de la isla. Además, Joan es un tipo super agradable y la sobremesa junto a él es un plus que se agradece, motivo por el cual, me da aún más rabia que su restaurante no tenga el eco que merece entre los menorquines.

Lo mejor: Muy buenos platos. Notable bodega
Lo mejorable: Los snacks. El BUÑUELO
Lo peor: La ubicación no le hace justicia

Rels Restaurant
Facebook | Instagram | Twitter | Tripadvisor

Todas las imágenes tienen copyright

No te pierdas nuestra última entrada