Simposio (San Antonio de Benageber)

Calle de las Moreras, 2
San Antonio de Benageber, Valencia
Tel. 655 381 199
www.rogerjulia.es

Bigger, stronger… más Simposio

Acercarse a La Eliana ya no es sinónimo de acabar en cualquiera de las muchas franquicias que custodian la Avenida de las Cortes Valencianas. Un poquito antes, en San Antonio hay un tesoro escondido, que bien merece la pena encontrar.

Está claro que si vas al restaurante de Roger Julián es porque has oído o leído algo sobre él, pues como ya dije en mi anterior reseña sobre Simposio, difícil es encontrarlo, casi imposible caer en él por casualidad. Y esto que puede ser un handicap en los inicios, puede llegar a convertirse en tu mejor baza una vez empiezas a tener reconocimiento. Roger empieza a tenerlo por méritos propios, así que algo estará haciendo bien y cuando esto ocurre, no importa donde estés, allí irán a buscarte, ¿verdad Joseba Cruz?

Desde mi anterior visita han pasado cositas. Quizás la más importante, aparte de la “R” de Repsol, sea el hecho de abrir un servicio más, lo cual para mí es un plus. Otro punto a favor es mantener la política de trabajar al día y según mercado, dándote la posibilidad de probar platos diferentes en cada visita o incluso un menú totalmente nuevo si el lapso de tiempo es mayor. Ahh y también he comido arroz, lo cual da entender el cariño e interés que Roger pone al feedback de sus clientes, incluyendo a los clientes porculeros como yo.

Sigo pensando que, al igual que en Félix Chaqués, al menú le falta un snack inicial, un algo que te haga acompañar el primer trago mientras disfrutas del trabajo de Roger (y Pepe) en la isla a vista de los comensales. Yo ya tuve un pequeño adelanto de ese bocado, el cual me confirman ya está totalmente listo. Cada vez mejor, cada vez más Simposio.

Empezamos el menú con unos entrantes que van de menos a más. Un plato a base de diferentes tipos de rábanos, negros, blancos, sandía… sí, todos los que tú quieras, pero el verdadero protagonista es el piñón. Subimos varios peldaños de golpe con un plato en el que vestimos con traje de chaqueta al patito feo del mar, la galera, tan difícil de comer como sabrosa. Aquí se le da todo el protagonismo no sólo con el cuerpo del crustáceo sino con un bisque de su cáscara y cabeza. Se acompaña con unos guisantes lágrima que poca presentación necesitan.

Simposio Roger Julián

Continuamos con un plato a base de raya y oreja de cerdo. Un mar i muntanya tan curioso y cartilaginoso como bien resuelto. No sólo es elegante y equilibrado sino que encima tiene un saborazo increíble gracias a ese caldito servido en mesa, que le da aún más empaque al pase. Y tras un muy buen plato, llega uno incluso mejor. Una carrillera de atún rojo que se te caen los calzones al suelo. No se si es la carrillera en sí, o esa “beurre blanc” a base de queso crudo de oveja, vino valenciano y la emulsión de la propia grasa del atún, pero la combinación es mágica y para nada pesada. En mi opinión, el mejor entrante de los comidos hasta la fecha en el restaurante.

Llega el arroz, ese que siempre nos ha dado que hablar. Tan nuestro, como (creo que) obligatorio en un sitio como este, donde se intenta trabajar en mayor o menor medida el producto de la Comunitat, con una bodega 100% CV (para lo bueno y para lo malo) y donde el aceite tiene también protagonismo, quizás demasiado en segundo plano en el momento en el que Pepe no está en el local, y que podría ser perfectamente un sello de identidad de Simposio. De hecho, ¿cuántos restaurantes podrían ofrecerte un maridaje a base de diferentes oros líquidos? Ni en los triestrellados.

En este caso sale un arroz meloso de calamar perdiz y trufa. Buen punto, buen sabor a caza y con una trufa muy presente, pero que no enmascara, como tiene que ser. Como “briconsejo”, traer la trufa a mesa, presentarla y rayarla a vistas del comensal. Con este buen sabor de boca pasamos al último plato principal, que me dejó con la sensación de quiero y no puedo. Muchos ingredientes (tendones, atún y habas) que podrían ser un único plato por separado, pero que se quedan en tierra de nadie en conjunto. Un fin de fiesta que sin estar mal te deja un poco pensando en que habrá sido de Toni Cantó. Lo busco por curiosidad y resulta que desde Agosto 2023 escribe en Tikitakas del Diario As (…)

El simposio era una parte importante de la cultura de la antigua Grecia. Una fiesta llevada a cabo en casas particulares donde los hombres se juntaban a comer y a beber. Esto no es Atenas, ni tan siquiera un sitio donde vayamos a juntarnos demasiada gente, pero sí es cierto que en este pequeño rincón que Roger ha creado, tanto él, como Pepe y Anka te harán sentir como en casa, como en tu casa particular. Bienvenidos SIEMPRE a Simposio.

Simposio 2023

Lo mejor: El sueño empieza a recoger sus frutos
Lo mejorable: ¡Quiero mi aperitivo! ¡Quiero mi aperitivo!
Lo peor: Dar mayor importancia al maridaje de AOVE

Simposio Roger Julián
Facebook | Instagram | Tripadvisor

Todas las imágenes tienen copyright

No te pierdas nuestra última entrada

Deja una respuesta